LAS MALAS COMPAÑÍAS

Experiencias de (des)aprendizaje en las (des)organizaciones

No es novedoso el temario que se aborda en este libro. Habla de empresas, de cómo se organizan, del influjo que conceptos tales como liderazgo, talento, responsabilidad, formación o comunicación tiene en su funcionamiento más o menos renqueante, de los principios que regulan la actividad y las decisiones en torno a las personas que las habitan. La novedad está en el contenido, en el modo y en la intención con la que ha sido elaborado: el primero es temerario, aunque basado exclusivamente en lo experimentado tras años de trabajo; el segundo, chispeante; y en lo que respecta a la intención, no ha sido otra que la de propiciar a través de su lectura una mirada renovada acerca del comportamiento humano en las organizaciones.

No hay una sola teoría moderna sobre las organizaciones y los recursos humanos que salga indemne del impacto de los hechos. Este es mi posicionamiento, esto es lo que he visto y esto es lo que se vierte en el libro.

En la primera parte se establecen criterios para entender lo que ocurre en las organizaciones desde el punto de vista de los recursos humanos. Los aprendizajes adquiridos a través de la experiencia se configuran en este texto a modo de reglas del juego o aprendizajes no autorizados que deben considerarse para entender las organizaciones.

Las siguientes partes profundizan en los conceptos mencionados tales como lenguaje, comunicación, responsabilidad, liderazgo, talento y formación, palabras sometidas a dolorosas torturas y manipulaciones, lo que permite abrir nuevas perspectivas con sólo sumar a este racimo de palabras otras tantas algo más inspiradoras y refrescantes. Por ejemplo, no es lo mismo el talento que la valía, ni el liderazgo sale indemne cuando resurge de la experiencia un concepto nuevo como es el de liderarismo; y qué decir de las responsabilidades cuando quedan maniatadas bajo el yugo de los puestos, o cuando la comunicación queda reducida a ripio informativo. Indaga, así, en las consecuencias del predominio de estos conceptos, lo que lleva a descubrir con asombro las secuelas que las palabras altisonantes padecen cuando pisan suelo organizacional. Maltratar a las palabras no sale gratis: tarde o temprano afecta a las personas y, en consecuencia, a las organizaciones.

Los libros que habitualmente abordan estos asuntos no se cuestionan aspectos centrales de una empresa, dando por hecho que los sucesos estudiados, y el modo de abordarlos es, y debe de ser, el objeto de análisis e investigación. Nadie pone en duda la verosimilitud de conceptos como talento, liderazgo, formación, responsabilidad, etc. cuando es precisamente en el interior de sus significados actuales donde encontramos una limitación importante a la hora de mejorar la actividad, productividad e interacción entre las personas y la organización. Este es el valor diferencial más destacado. Después hay otros que el lector deberá descubrir y juzgar.

Finalmente, esta obra incluye cerca de un centenar de ejercicios de desaprendizaje asociados a cada uno de los temas abordados.

BLOQUES DEL LIBRO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR